lunes, 30 de junio de 2008

Fecha 9: 29/06/2008



El camino hacia el centro de Nuredum fue largo, un día y medio caminaron por sus desoladas calles. La oscuridad era densa y aquellos que no estaban dotados para ver en ella llevaban antorchas que lograban proyectar una leve luz en la penumbra. Perdieron la noción del tiempo, que pareció haberse detenido. Ya no sabían si afuera era de día o de noche. Karl los dirigía sin titubear por los interminables pasillos. Era evidente que ya había estado allí en varias ocasiones. Para los que podían ver, hubieran deseado no poder hacerlo, más y más ataúdes sobresalían de las paredes y hacia arriba parecían no tener fin.
Cuando salen de las sombras, un largo puente les señaló el camino. Karl les indicó que había que cruzar. El puente parecía bastante estrecho, y efectivamente, solo podría cruzar uno a la vez.
Goran entonces sugiere que se dividan. Una parte de la fuerza debían dirigirse hacia el sur, a Agun. Nada garantizaba que pudieran salir vivos de Nuredum, de hecho la probabilidad de morir era demasiado elevada.
-Pensé que una fuerza numerosa era mejor en este lugar- dijo Iskander.
-No, será mejor si somos menos, habrá más posibilidad de pasar inadvertidos- les dice Karl.
Entonces luego de debatir se decide que Burgen iría hacia Agun, e Iskander habla con él en privado antes de que se marchen:
-Más allá de lo que pase en Agun, debes buscar a la reina, el niño que está con ella es mi hijo. Además debo confesarte algo, soy un semidragón, por eso siempre perdías en los duelos de fuerza. Eres el único en quien confío, si llego a morir aquí, serás el líder de la orden.
Burgen aún sorprendido se inclina frente a él. Luego da media vuelta y se va cargando sobre su hombro la gran espada (mientras hace un gesto obsceno a su capitán).
A su vez Nike le pregunta a su tío Yasir qué camino va a tomar.
-¿Vos que querés que haga?- le pregunta él a su vez.
-A mí me gustaría que te quedes.
-Sino te molesta yo preferiría ir hacia Agun.
-No me molesta, además si me pasa algo alguien va a tener que reinar en Hidden Forest.
Selene decide marcharse con él y Mael que estaba bastante aterrorizado decide marcharse también. Antes de eso le entrega un carcaj de flechas explosivas a Lile:
-Tomá, creo que las van a necesitar.
Lile le agradece y se prepara para bendecir a todos antes de cruzar el puente.
Trenton y Leconte deciden partir con el resto de la comitiva hacia Agun y así es como ambos grupos toman caminos separados. Quizás el destino los vuelva a reunir en el paso.
Cuando Lile va bendiciendo a uno por uno Karl se aleja lo más posible de su rango. Lile llega a ver que él forma parte de la energía maligna que rodea todo Nuredum. Y los demás no lo saben, hasta que él les confiesa que es un vampiro.
Tolfas es el último en cruzar y logra alejar exitosamente a una criatura alada de Taras arrojándole una flecha. Cuando cruza del otro lado está Karl esperándolo.
Y ahora era el momento en que se enfrentarían al verdadero Nuredum. Una altísima muralla de cuarenta metros de altura rodeaba la ciudad y Karl los guió a través de una grieta por donde lograron pasar. Un camino descendía directamente hacia la ciudad, pero no iban a tomarlo. Del otro lado había una reja de ventilación, un camino alternativo que descendía varios metros hacia la antigua forja. El poso tenía un metro ochenta de diámetro y al fondo se alcanzaba a distinguir un reflejo verdoso. De a uno fueron descendiendo, primero Thelmos y Goran, los siguieron Lile y Nike, Iskander y por último Tolfas y Karl. Ambos guardianes habían decidido seguir a Nike como prometieran a su señora en Hidden Forest.
Las paredes aún aquí abajo estaban cubiertas de tumbas y cadáveres. Todo el lugar era un gran cementerio y el frío seguía siendo insoportable.
-Son todos los muertos de la primera guerra de Nuredum- los instruyó Karl.
Mientras están caminando sobre una especie de pasarela de metal, Tolfas logra darse cuenta que hay alguien abajo. Lile tiene la mala suerte de trastabillarse y un pedazo de chapa cae hacia abajo haciendo bastante ruido.
-Contra la pared- los previene Karl. Las criaturas no los ven y continúan con su labor, como si nada hubiera pasado.
Comienzan a descender, uno, dos, hasta seis pisos y mientras alcanzan a observar que entre los muertos hay hombres, elfos y orcos. Iskander se sorprende al ver una armadura Kui entre ellos. También hay Taurans y era la primera vez que Lile y Nike veían uno de su raza (son como minotauros pero más humanizados).
Y mientras continúan descendiendo logran ver unas horribles criaturas verdes, vestidas con harapos que sacan cadáveres de sus tumbas, los observan y los vuelven a ubicar en su lugar en una especie de siniestro escrutinio. Tan concentrados están que ni ven al grupo cuando está pasando frente a ellos.
Continúan bajando más y más hasta que llegan a una especie de enorme hall, donde descansan las estatuas de los antiguos reyes. La escritura de las paredes es tan vieja que ni la misma Lile parece comprenderla en su totalidad. Al fondo pueden ver el trono olvidado donde se sentara el último de ellos.
El hall desemboca en una gran terraza desde donde puede observarse toda la ciudad. Abajo hay humanos esclavos trabajando en el campamento orco y logran divisar a los marauders, unas criaturas a las que les falta cerebro y cráneo y que como bestias salvajes se arrojan sobre ellos para devorarlos. Nike no soporta la visión y aparta la mirada. Karl tiene los ojos inyectados en sangre por la furia.
En el campamento orco hay graneros y granjas en donde se reabastecerán los Kyloons, así que el grupo decide utilizar explosivos para volarlos.
Los marauders están siendo dirigidos por jinetes negros, quienes a su vez están custodiados por gigantes de la muerte. Todo un desafío intentar esta hazaña.
A lo lejos logran divisar una torre bastante alta, allí es donde se refugia Anarius, el otro objetivo. Y así es como deciden volver a dividirse. Goran les dice que para tener éxito hay que atacar los dos puntos a la vez, seguirían juntos hasta un punto y de allí se dividirían.
-Señora ¿qué quiere que haga?- le pregunta Tolfas a Nike.
-Acompañá a Iskander.
-Thelmos, protegela con tu vida- le dice Tolfas.
-Voy a estar bien- le dice ella.
Iskander a su vez le dice a Goran:
-Goran, Lile va a quedar en tus manos.

Pero no todo iba a ser tan fácil, había que bajar muchos pisos más. Una gran columna de luz verde que iba desde la cúpula hacia los abismos los iluminaba y llegaron a ver que hacia abajo había todavía muchos pisos.
No pasó mucho tiempo y lo que temían al fin ocurrió, lograron encontrarlos. Karl los dirigió hacia un pasillo e Iskander arrancó una puerta de la pared para bloquearlo. Un marauder saltó sobre la puerta y una flecha de Tolfas se clavó de lleno en su cuerpo dejándolo inmóvil. Muchos esqueletos comenzaron a salir de las paredes, pero Lile se quitó la capa y con sus brazos al frente les arrojó un potente rayo purificador que los desintegró. Pero no fue suficiente, más y más esqueletos se levantaban de sus sarcófagos y como hormigas se dirigían inevitablemente hacia ellos. Goran e Iskander intentaron levantar con telekinesis las rejas del suelo para usarlas de escudo pero alguien se los impidió.
Karl agarra a Lile de la cintura y ambos vuelan hacia el otro lado de la plataforma. Goran empuja a Nike y la hace descender del otro lado con telekinesis. Todos logran cruzar solo para encontrarse con una abominación de dos metros treinta dispuesta a destruirlos. Sin mencionar que cuatro zombies voladores la circundaban, y ni hablar de los esqueletos.
Lile utiliza sus poderes para agudizar aún mas la defensa de Iskander que estaba frente a todos protegiéndolos. Nike logra hacer retroceder a un zombie volador de un flechazo y Tolfas enreda a uno en una red y éste se cae por el precipicio.
Goran se arroja con las dos cimitarras contra la abominación pero no logra siquiera tocarla ante el horror de Nike (y la jugadora que dice “así no se puede vivir”). Todo esto antes de que Nike pifiara su otra flecha y la misma fuera a clavarse en el hombro de su marido (siempre tengo una pifia en todas las mesas T____T).
-¿Fue una estupidez no?- le dijo Goran que cayó justo al lado de Iskander.
-Haz sido más táctico en otros tiempos. (Altísima frase para la posteridad XD)
Lile intenta ordenar a los zombies que los dejen pasar pero ellos no le prestan atención y continúan el ataque. Entonces Karl pide que lo cubran y sufre una transformación, su pelo se vuelve blanco y le salen terribles colmillos y unas horribles ondas de energía negra comienzan a desintegrar a los zombies. Iskander se queda cubriéndolo y los demás avanzan. Pero del otro lado se venían cuatro enormes y horribles “perros” contra Lile, así que Nike se pone frente a ellos y se arroja debajo del estómago de uno para atravesarlo con sus cimitarras. El perro aún se seguía moviendo así que volvió a atravesarlo dos veces más. Pero los otros perros se le tiraron encima y uno le mordió el brazo y otro la pierna mientras la arrastraban lejos de los demás. Goran corre hacia ella y arroja a los dos perros con telekinesis. Karl que había acabado con los zombies los dirige hacia otro pasillo. Goran llevaba a Nike porque por la herida no podía caminar. Mientras corren pasan varios pasillos mientras miles de zombies los vienen persiguiendo. Cuando salen de uno de los pasillos logran ver un enorme pozo lleno de almas.
-Acá se encerró al corruptor, acá estaba Jaraven.
-Si es Sviden es obvio que no va a estar acá- dijo Iskander. Ante la afirmación del master “¿y quién te dijo que el Corruptor es Sviden?”.
-El Corruptor todavía no tiene cuerpo.
-¿Cómo podemos destruirlo? (¡Qué buena pregunta Mario! Pero parece que todavía no hay respuesta).
A todo esto Tolfas prepara una flecha explosiva e Iskander le pregunta Karl:
-¿A quién hay que pegarle? XD
Pero Karl está paralizado y desde el fondo del pozo se escucha una voz que dice:
-¡Imerion volviste!
-¡No soy Imerion!- grita Iskander y se arroja al pozo lanza en mano. Ante el horror de los presentes y la alegría infinita del master jajaja
Instintivamente se saca el anillo que impide que todos vean su verdadera forma de semidragón dorado (y acá todos se terminan de enterar de cómo es el verdadero Iskander). Nike no lo sabía, así que se sorprende al verlo así.
Abajo hay un dracolicho que intenta arrojarle fuego a Iskander pero a éste no le hace nada. Él intenta pegarle con el escudo pero no lo logra y se empieza a desbalancear mientras va cayendo. El dracolicho aprovecha la oportunidad y le da un tremendo golpe con la cola. Así logra sacarlo de su alcance y lo arroja hacia la muralla e Iskander cae del otro lado.
Lile al grito de “¡Madre ayúdame!” invoca a un terrible espíritu guerrero con armadura y alas de ángel que quiebra el techo y hace que penetre la luz del día en Nuredum.
-¿Me llamó señora?
-Haz justicia por todas las muertes injustificadas.
Las almas que rodeaban el pozo comienzan a ascender a los cielos pero la invocación de Lile es desintegrada por Jaraven que sale del pozo. Y un terrible grito sale de su garganta:
-¡Nuredum despierta!

Karl, Tolfas e Iskander terminan “surfeando” una piedra y descendiendo directamente en el campamento orco. (Esto fue gracias a Iskander y su telekinesis, creo que mejor me hubiera hecho yo también un guerrero jedi ^_^)
-Si están vivos los marauders no los van a distinguir, yo no puedo ir más allá- les dice Karl. Así Iskander le pide a Tolfas que encuentre un lugar para esconderse. Mientras Karl sobre la muralla frena al ejército enemigo con un poderoso rayo de energía negra (no, creo que mejor quiero ser un vampiro XD).

Mientras Jaraven vuelve a sobrevolar Nuredum y Goran se pregunta qué hacer a continuación Lile entra en una especie de trance y se dirige hacia una luz. Nike ve que se está alejando de ellos y la sigue. Lile llega hasta una pequeña puerta al fondo del pasillo, era tan pequeña que tuvieron que agacharse para poder entrar (je! Juro que me imaginé la puerta de Alicia en el País de las Maravillas antes de que el master lo dijera!).
Cuando entran hay una parte de la habitación con luz y la otra en penumbras, Nike no parece distinguir nada raro y mientras Lile abre la puerta de un viejo armario y saca una bola dorada que despide luz. Cuando ilumina la parte oscura del cuarto pueden ver un enorme esqueleto de dragón colgado de la pared. A su vez Nike nota como unas pequeñas escamas se empiezan a formar con la luz del orbe. Creyendo que podría tratarse de otro dragón maligno se dirige a quitarle a Lile la esfera, pero nota que el color del dragón resulta ser dorado. Luego de que termina de formarse por completo empieza a hacerse cada vez más pequeño y se convierte en un hombre, rubio, de ojos azules y pelo rubio. Los ojos de este dragón le recuerdan a Nike los de Iskander.
-Gracias por liberarme.
-Le tiene que agradecer a la señorita- le dice Nike.
-Mi nombre es Imerion.
Nike agacha la cabeza en sañal de respeto.
-Yo soy Nike.
-¿Dónde estamos?
-En Nuredum
-¿Nuredum?
-Sí, quizás usted conocía a esta ciudad con otro nombre.
-No, la conocí como Nuredum…
Así entre Nike y Lile comienzan a contarle todo lo ocurrido los últimos sesenta años, o lo que ellas sabían al menos. Lo primero que le cuentan es que afuera hay un dragón suelto y que el Corruptor ya no estaba más sellado donde lo habían dejado. Que Sviden es un traidor y que en esos momentos estaba sentado en el trono de Imerion, que Lord Venezzi era el padre de Lile y ella era el avatar de la diosa. Nike se sorprende porque ella hasta el momento no lo sabía tampoco. Imerion ya estaba bastante confundido pero siguieron contándole que Eglas era el tío de Lile, que Goradim se dirigía hacia Agun con Eneas para pelear contra los orcos. Que Moradim estaba muerto, así como también que él había sido el que despertó al Corruptor. (Ahora sí Imerion estaba más perdido que pingüino en el desierto :P). Nike le cuenta que su madre es Yesavé, y resultó que él la conocía (al igual que parecía recordar con cariño a su tía Eme). Por último le dicen que en su grupo hay alguien como él, y que su nombre es Iskander.
-Un semidragón dorado, el avatar de la diosa, la hija de Yesavé, ahora solo falta que me digan que entre ustedes hay un heredero al trono de Rittardast…
-Sí, él se fue a Agun.
También les preguntó sobre su hijo:
-¿Y mi hijo? ¿Haradim?
-No lo hemos visto.
-Pero entonces no ganamos…- dijo Imerion bastante deprimido.
-Todavía podemos ganar- le dijo Nike mientras apoyaba su mano sobre el hombro de él en señal de consuelo.
(Sépanlo, Nike es así, no importa quién lo va a consolar XD)
-Ahora sería bueno que descansen un poco- dice él mientras hace aparecer algunos alimentos frente a ellos.
Mientras comían Lile le dice a Nike que le pregunte a Goran como hizo para volver de la muerte, así que ella decide preguntarle por fin. (No sin antes fletarla a Lile y decirle: “Andá para allá, yo después te cuento”.)
Nike se sienta frente a Goran y le dice:
-Creo que tengo derecho a saber qué te pasó.
-Sí, claro que tenés derecho ¿qué querés saber?
-No voy a preguntarte sobre lo que pasaste ahí…
-¿Cuántos días pasaron acá?
-Cuatro días.
-Fueron cuarenta años en el infierno para mí
(Pero que no eran 20? XD)
-¿Quién te trajo? ¿Por qué estás acá?
-Tengo una misión…
-¿Y cuál es?
-La diosa me trajo para que proteja a Lile.
-Sí, Lile es alguien muy especial.
El se queda mirando hacia la nada y Nike le toca el hombro, al instante nota que está hirviendo. Goran le muestra su brazo y ella ve que lo tiene todo quemado.
-¿Qué te pasó en el brazo?
-Supongo que no quieren que olvide que estuve en el infierno.
-¿Habría forma de que lo olvides? ¿Por qué fuiste al infierno?
-No lo sé, quizás fue Anarius. Pero ahora eso no importa. Lo importante es que estamos juntos y ahora va a ser para siempre.
-Ojalá tengas razón- dice ella, que en la situación en la que están no puede tener muchas esperanzas al respecto.
-No importa si es en Hidden Forest, Imerion o Morwell, ahora vamos a estar siempre juntos. Aunque supongo que ahora hay cosas más importantes.
-Nada es más importante que eso- le dice Nike mientras se levanta y se dirige hacia Lile. Ella estaba en un rincón junto a Thelmos.
-Ahora sí te puedo contar- le dice Nike sonriendo.
-¿Qué te dijo?
-Él tiene la misión de protegerte, fue la diosa quien lo trajo.
-¿Qué diosa?
-La diosa del orden.
Así le dice que ella también va a protegerla junto a él.

Mientras Iskander y Tolfas se quedan en un agujero en la tierra, esperando el momento oportuno para salir. Al atardecer tuvieron la oportunidad de salir e Iskander tuvo la mala suerte de llamar la atención. Los orcos que estaban en una especie de barraca subterránea, escucharon ruidos y salieron para atacarlos. Uno intentó pegarle a Iskander pero no lo logró y él lo volteó de una trompada para que vaya contra él y no contra Tolfas. Mientras el elfo preparaba las flechas para disparar contra la barrera sagrada que impedía que entren los no muertos. Pero nadie contaba con un pequeño inconveniente. Tolfas no pudo disparar porque había una niña en el medio de la trayectoria y no se animó a hacerlo. Entonces Iskander la movió con telekinesis hacia Tolfas y en ese momento él pudo disparar. Iskander destruye la muralla arrojando los explosivos contra el emblema orco (un ojo). Los no muertos ingresan al campamento y Tolfas junto a Iskander suben con la niña a un techo. Iskander utiliza otra vez su telekinesis para mover el techo y salir de allí de inmediato mientras lo dirigirse hacia el lugar donde iban a encontrarse con el resto de sus compañeros (esto lo sabía porque se había contactado telepáticamente con Goran). Un gigante golpea el piso queriendo pegarle a la plataforma voladora y un pedazo de piedra logra partirla al medio. Tolfas y la nena caen hacia un lado e Iskander hacia el otro y a partir de ese momento no los volvió a ver.
Un jinete negro pisa la lanza de Iskander y él intenta pegarle pero no puede, sí logra moverlo para atrás con telekinesis.
-No Basil, no lo hagas.
Y el que habló fue Anarius. Iskander lo desafía con la espada pero Anarius se la saca de las manos. Iskander trata de mandarla directo hacia él con telekinesis pero no lo logra. Frente a Anarius se materializa el espíritu de Alandra que llora y la espada se clava en el suelo, frente a él. Iskander prepara la lanza para aguantar todo lo que pueda ya que había novecientos jinetes rodeando a Anarius, pero lo que él dice le sorpende:
-No es necesaria la violencia, Lord Iskander, tenemos que hablar.
-Mi compañero…
-Le garantizo que nada va a ocurrirle.

Y así pasa el segundo día en Nuredum. Imerion les dice a Goran, Nike, Lile y Thelmos, que deben dirigirse hacia la Necrópolis y destruirla. Todo esto mientras Iskander es conducido por Anarius hacia la torre.

3 comentarios:

Gonzalo dijo...

ME ofendi!, ni una de mis dos fraces antes de los hechizos me pusiste!, y peor aun, tras la alta frase cuando invoque al angel la cambiaste por "ayudame mama!" cuando fue "alli donde hay mal y oscuridad San Cuthvert (o como sea no tengo la hoja a mano) traera la luz de la justicia!" ni se parese!!!!!!... buh y uno que se esfuerza pensando eesas fraces para tales momentos, y no estaba hablando con tu guarda espaldas! estaba con el dragon dorado cuando me contaste lo de goran!. -_-

Helcawen dijo...

Hola Gonzalo!
Perdón! te pido disculpas, lamentablemente mi memoria no es tan buena y a veces le pifio o me olvido de cosas importantes. Pero bueno, hago lo que puedo, siempre estará esta sección de comentario para correcciones o el foro.

Porfa si querés que no me olvide de una frase en particular o determinada acción, y vos sí te las acordás, porfa mandámelas por mail o a través del foro que yo las tengo en cuenta cuando escribo la crónica.

Es más, esta vez me ayudó bastante Draften en el armado del final porque no me acordaba de nada! T_T

Xiang-Poo dijo...

Hola nena!! Muy interesante todo... me encanta Iskander, y aún más ahora que sé que es medio dragón... ¿sabés que yo tengo una historieta con mestizos de humanos y elfos con dragones? =D
Besotes, cuidáte mucho, y a ver cuándo nos vemos XD!