lunes, 9 de junio de 2008

Fecha 6: 08/06/2008


Inquisidor


Afueras de Firehorn


Iskander clava la espada de Goran sobre la tumba de Mercator y sobre ella deposita el casco. Es un momento de mucha tristeza para nuestros amigos, en especial para algunos.

Mael se dirige hacia la ciudad para ver qué estaba pasando, ya que habían escuchado disparos de armas de fuego. Una vez allí distingue a la guardia urbana de Josper luchando lado a lado con los caballeros negros para detener el avance orco. Era evidente que Sviden estaba ayudándolos aún desde muy lejos.

Lile, Eglas y Lord Venezzi (alias Joseph, padre de Lile) estaban hablando a un costado (vaya uno a saber lo que dijeron).

Enfrente de Iskander aparece un orco de dos metros diez, muy grandote y musculoso, con una espada más grande que él colgada a la espalda. Cabe mencionar que ésta tiene un mecanismo que cuando lo activa llega a medir dos metros treinta cm. Este orco se hinca ante Iskander y le dice:

-Mi señor

-Levantate, pensé que estabas yendo hacia el paso de Agun.

-Pasaba por aquí y al ver fuego decidí acercarme (sí, claro casualmente “pasaba por allí”). Así que este personaje al final decide seguir camino con ellos hasta Rittardast, ya que le queda de camino hacia Agun.

Mientras Lord Venezzi le dice a Eglas que va a enviar a lo que quede de su gente al paso y le pide que por favor cuide a su hija “Cuidala, porque ella es mi tesoro” “No te preocupes, también es el mío” le responde Eglas. Luego se despide de Lile diciéndole “Nos volveremos a ver antes del final”.

Lord Venezzi carga su espada al hombro y se dirige hacia la ciudad. En el camino lo intercepta Iskander que le insinúa que ya no hay mucho más por hacer, que la guardia de Josper podría ser de mucha ayuda para frenar el cargamento de armas. Lord Venezzi le dice que no puede dejar a su gente así y se va hacia la ciudad, Iskander sin decir mucho más lo mira con cara de pocos amigos.

Iskander le pregunta a Yasir si se va a quedar con ellos o se va a ir a la ciudad. Él les informa que va a irse, hace una reverencia a todos y desaparece (literalmente XD).

Así el ya nombrado líder del grupo le pregunta a Nike, que seguía destruidísima.

-¿Te quedás o venís con nosotros?

Ella asiente con la cabeza, sus ojos aún están llenos de lágrimas.

El que lidera el camino obviamente es Trenton, ya que es el que mejor conoce el terreno. El camino es llano y no hay mucho que se pueda ver salvo pequeños arbustos y algunos caballos salvajes a lo lejos (osea, andá a encontrar un lugar para esconderte acá). Al norte alcanzan a ver las montañas. Nike iba junto a Leconte, que cabalgaba bastante lento como intentando calmarla con eso. Ella continuaba igual, el camino le recordaba lo que había sentido la primera vez que dejó Firehorn, en el mismo estado de desolación que se encontraba en esos momentos. No podía pensar, el dolor la invadía a tal punto que hubiera preferido la muerte.

Muy a lo lejos alcanzaban a ver el polvo que levantaban los catorce Kyloons con el cargamento de armas.

Iskander decide detenerse junto a un pequeño arroyo para descansar. Mael se dirige a observar los alrededores y encuentra un campamento orco con tres Kyloons no muy lejos de donde ellos se encontraban. Enseguida se apresta a volver y contarle al grupo ansioso de poder hacer algo al respecto. Pero Iskander más juicioso, le pide que se adelante y busque otro arroyo donde poder acampar, lo más lejos que se pueda de los Kyloons.

Mael identifica otro río más hacia el este, pero ve algo extraño en el agua que corre. Se acerca a observar y ve que hay pedazos de carne y excrementos. Entonces decide ir hacia el norte bordeando el arrollo para descifrar que está pasando. Jinetes de Rittardast estaban matando animales y arrojándolos al agua, es evidente que la estaban envenenando para que los orcos no tuvieran aprovisionamiento de ahí en adelante. Mael vuelve y les cuenta lo ocurrido, Trenton y él deciden volver pero al llegar ya no había nadie allí.

En el camino Nike siente que alguien la está mirando, pero está demasiado mal como para darle la importancia que merecía a este hecho. Cuando estaban acampando comienza a nevar. Iskander ordena levantar campamento y seguir viaje, no se podían quedar a la intemperie con el tiempo así. Trenton les indica que conoce un refugio, el mismo se encuentra hacia el norte, en las primeras elevaciones de la montaña y entre los dos ríos.

Las montañas estaban cada vez más cerca, y desde lejos se podían distinguir miles de puntos luminosos en las laderas, por suerte el refugio se encontraba a unos quince kilómetros de ellos.

Una vez llegan allí, Burgen y Mael deciden hacer la guardia. El resto entra en las cuevas a protegerse de la nieve y Lile aprovecha para interrogar nuevamente a su tío (es más, venía en el camino intentando armar su nuevo árbol genealógico, con la ayuda de Mael).

Entonces Eglas le cuenta un poco más la historia de sus padres. Resultó que como todos ya sabían Eneas amaba a Wen. Ella no era su hermana, la habían encontrado (al menos no era incestuoso). Obviamente Wen no le daba ni la hora porque se enamoró de Joseph que resultó ser un caballero de la orden de Haradim (Sí, ese mismo que ahora es Lord Venezzi y dirige a los caballeros negros). Y no solo eso, este caballero era el escudero del anterior rey Moradim que comparado a su hermano (Goradim) era dios. Además se dice que Joseph es uno de los pocos que lo vio morir. Este caballero tuvo la desgracia de enamorarse de Wen, así que Sviden lo licenció de la orden para que pudieran fugarse juntos (sí, a Firehorn). Pero no contaban con la maldad de Eneas, que les iba a hacer la vida imposible. El muy turro pronuncia su tan afamado y conocido discurso contra Firehorn (MUY responsable de desatar la guerra entre ambas ciudades). Wen no soportó más la situación y terminó suicidándose (se tiró por la ventana, lo que vio Iskander la mesa anterior). Así que para proteger a Lile deciden entregársela a Eglas. Si yo fuera Lord Venezzi se la tendría jurada al muy puto de Eneas, así que si va y destruye Imerion va a tener toda la razón.

Así también Lile se entera que el ya difunto Jona Venezzi era su abuelo. Y ella piensa, mientras sigue completando su árbol genealógico: “Pero si no era tan viejo…” **Photoshop muérete de la envidia. Yo creo que a Susana Gimenez y a Mirtha Legrand les gustaría mucho ser nigromantes –si es que ya no lo son XD-**

Iskander en un momento se acerca a Nike y le dice:

-Cualquier cosa que necesites solo decímelo.

-Gracias (y le arranca la primer palabra después de un día completo).

En el medio de la noche, Burgen observa que una extraña bruma empieza a envolver la cueva. Esto era ilógico, ya que afuera estaba nevando, así que Burgen intenta salir del rango para ver qué la provocaba, solamente para observar que bajando desde las montañas se acercaban tres orcos sobre sus wargos. Entonces se para sobre la elevación de la caverna, justo sobre la entrada y les dice: “Fuera!” varias veces en el idioma de los orcos. Pero los orcos no estaban muy convencidos y en el ínterin ven que algo se mueve a los pies de Burgen “Es mi capa, me la acabo de sacar” logra articular. Pero esta capa “movible” era en realidad Mael. “Pero esa capa se está moviendo!” decía uno de los orcos y Burgen volvió a gritarles que se fueran, así que por último los orcos se convencen y retroceden para irse. Apenas le dan la espalda a Burgen él embiste contra ellos cual torbellino (y sí, lo hicieron calentar).

Iskander al escuchar todo el quilombo planta su nuevo escudo en la puerta de la caverna (andá a entrar). Pero Nike se escabulle y él no la ve. Al salir observa que a sus espaldas Burgen carga contra los orcos y tajea las patas traseras de los tres wargos (hizo jamón serrano de wargo). En ese momento Nike logra distinguir una sombra negra alejándose y la persigue (obvio, estará triste pero no es ninguna boluda ^_^)

Mael ve que uno de los orcos comienza a alzar un cuerno para dar la alarma a sus compañeros, pero apenas logra producir el sonido cuando lo atraviesa una de sus flechas. A su vez, Burgen termina el trabajo que había empezado matando a los otros dos orcos.

A todo esto Nike estaba acercándose peligrosamente a la sombra, pero ocurre lo siguiente: Burgen saltó desde donde estaba y cargó contra la sombra, pero hacerse el lindo le costó muy caro, ya que se tropezó con una rama y literalmente él y su gran espada salieron volando (pifia astronómica del jugador XD). Obviamente Nike lo tuvo que esquivar, con la buena fortuna de caer justo encima de la sombra negra. No pierde un segundo y le saca la capucha para revelar el misterio, era Yasir.

-¿Qué hacés acá? Pensé que te ibas- le dijo mientras tenía la punta de su cimitarra apuntando a su nuca y pensaba: “si se mueve lo mato”

-Dije que me iba, pero nunca dije adonde- le contesta, sin poder hacer mucho.

Nike sale de encima de él y lo dirige hacia el campamento, mientras lo seguía apuntando con la cimitarra.

Iskander lo ve venir y le dice “Pensé que estabas en Firehorn” pero evidentemente Yasir tenía algún asunto pendiente con ellos todavía (sigan leyendo).

Ya para esta altura tenían como 250 orcos sobre wargos acercándoseles, Leconte le tiende la mano a Nike y ella sube a su caballo, mientras que Yasir sube con Iskander ante la mirada atenta de ella.

Los wargos los persiguen por la llanura y Lile empieza a hacer gala de sus poderes. Primero les arroja tres (sí, tres) rayos desde el cielo, ante los cuales orcos y wargos salen volando muertos. Adelante distinguen una caballería acercándose para ayudarlos, era la tercera marca, el ejército del norte de Rittardast.

Pero su ayuda llega en el momento en que una lluvia de fuego cae a castigar a los wargos (sí, otra vez la pequeña Lile probando sus poderes). Ni hablar que su tío después de esto la cagó a pedos. Otro mechón de pelo blanco fue a unirse al primero en su negra cabellera (el anterior se lo hizo cuando curó las heridas de Nike).

Trenton se une a la caballería y nos enteramos que es el príncipe de Rittardast, hijo del difunto rey, pero ahora la líder de ellos es su hermana (y no anoté el nombre). A cargo del ejército se encuentra el mariscal Kalias Anatolius, que le dice a Trenton “Hay un orco sobre un wargo persiguiéndolos aún” (y Burgen se da vuelta para ver!!!! XD). Pero el orco era Burgen que ahora tenía de montura un gigantesco wargo alfa. Este simpático “bichito” se le unió después de que su jinete muriera horriblemente. Obviamente Burgen tenía una sonrisa de oreja a oreja que dejaba chica a la del mismísimo Guasón.

Cuando todos están reunidos frente al mariscal, él les informa que Aiko Tamasaguro está con la reina y ambas los están esperando. Mientras se dirigían hacia allí Nike siente un escalofrío (y piensa “¡otra vez lo mismo!”), al instante lo mira a Iskander y le dice:

-Dejá de hacer eso

-¿Que deje de hacer qué?

-Lo que hiciste la otra vez

-Yo no estoy haciendo nada

-Entonces hay alguien que está viendo a través de mí.

Iskander enseguida utiliza sus dotes de clarividencia para ver quien era el responsable y cuando lo averigua le dice:

-Es Eme, y tiene a Selene.

Lo que vio fue a Selene amordazada adentro de una caja en uno de los Kyloons, pero no pudo identificar en cual. Al menos ella estaba con vida.

-Voy a ir a buscarla.

-No, ahora no. Es evidente que es una trampa, quieren que vayamos.

Y Nike piensa “tiene razón” a la vez que encuentra una nueva razón para aniquilar a Eme.

A medida que se acercan comienzan a ver casitas de madera, que van incrementando su número mientras se acercan cada vez más al palacio. El mismo es también de madera y bastante sencillo en su arquitectura. Rittardast se estaba convirtiendo en el refugio de aquellas personas que lograron escapar de Firehorn, varios cadormen habían estado llegando a la ciudad.

En la puerta del palacio los esperaba la reina, una mujer rubia muy bonita, que saluda a su hermano abrazándolo efusivamente (evidentemente el protocolo no es lo suyo), a la vez que le pregunta en dónde había estado todo ese tiempo.

Apenas llegan Mael pide hablar con Aiko y la reina le dice:

-Ya habrá tiempo para eso- y luego mira a Eglas y agrega- Acá no es necesario que uses eso.

Eglas no estaba muy seguro pero comienza a sacarse la armadura, y por último un collar que le permitía ocultar su verdadera apariencia. En vez de un elfo rubio, musculoso y de dos metros de altura, se vuelve un elfo de contextura normal y cabello negro (¿?). Y así Mael lo reconoce como el rey de Elgart, el puerto de los elfos del sur (¿¿¿¿Pero que en esta historia no hay nadie “normal”????). Lile sigue anotando en su árbol genealógico las nuevas averiguaciones ^_^

Luego la reina hace llamar a sus ayudantes y les pide que preparen cuartos para todos, más el desayuno. Habían llegado a la mañana del segundo día de viaje desde Firehorn. Todos se sientan a la mesa y Nike entra en la etapa 2. Comienza a beber cerveza a lo bestia (y sin probar bocado). Conclusión: termina con un pedo tremendo.

Mientras Eglas les cuenta su historia. Resulta que la apariencia que él tenía hasta ahora se debió a una mordida de un espíritu elemental con forma de tigre (Kan es su nombre). Iskander no le creía así que usó sus trucos para ver si le estaba mintiendo, pero no, decía la verdad. Así que la apariencia que ellos conocían es un híbrido entre él y esta criatura.

De repente todos escuchan los sollozos desesperados de Nike (ante la aclaración del master “sí, le dio el pedo triste”).

Iskander le ordena a Burgen que la lleve a su cuarto y él se la sube al hombro, mientras ella lo golpea con brazos y piernas. Al llegar arriba y entrar en la habitación Nike le vomita encima dos veces (no les puedo explicar la cara que puso el jugador XD). Burgen le dice que se duerma, obvio que ella ni bola, entonces le hace el truquito jedi “Dormite!” pero tampoco le funciona y Nike activa su mortal habilidad *belleza cegadora* (se ve que estaba demasiado fuera de su sano juicio jajaja). Pero a su vez Burgen intenta causarle miedo “Dormite!” le vuelve a repetir, cosa que no logra porque ella le hace lo mismo y le dice “No quiero!” así que Burgen entra en estado Berserk y le estampa la cara con su gigantesca mano (estaba ya un “poquito” harto). Como escuchó un “crack” al darle el golpe se fija si aún está con vida, por suerte todavía respiraba (XD).

Al escuchar el golpe Iskander decide subir y ver que estaba pasando, en el camino se la encuentra a Aiko y le pasa por al lado sin decirle nada.

-¿No me vas a saludar?

-Hola. Burgen abrí la puerta.

Burgen sale todo bañado en vómito.

-Ya está dormida- le dice y lo mira con una cara de “esto te va a costar muy caro”.

-¿A ver quién está ahí?- pregunta Aiko y se asoma a la puerta para ver- Ah! Con razón estabas tan preocupado.

-Te dije que no pasa nada con ella. ¿Por qué te fuiste sin avisar?

-Tengo mis razones para haberlo hecho.

Y se dirige a la habitación de al lado, abre la puerta y le muestra a Iskander la cama, allí hay alguien dormido.

-Él es mi razón- y levanta la sábana para que él lo vea. Era un niño de apenas unos dos años de edad, rubiecito y con el característico aspecto de un semidragón.

-¿Es su heredero?

-¿Acaso conocés a otro semidragón dorado?- y agrega- Me hubiera gustado que fuera tuyo.

**¡¡¡MOMENTO!!! Iskander también es un semidragón dorado, así que yo pediría inmediatamente un ADN para constatar la identidad del padre, porque no me extrañaría nada que fuera hijo de él y la guacha ésta no se lo estuviera diciendo solo porque es una pendeja celosa e histérica…**

Obviamente Iskander se queda shockeado ante esta noticia, no olvidemos que él y la reina eran amantes y él la amaba. Solo él sabe si aún sigue siendo así.

Luego de semejante shock Iskander sube a la terraza a pensar, altamente deprimido.

Burgen busca enseguida un lugar donde bañarse y agota la provisión de agua de varios días en Rittardast (sí, justo ellos tuvieron la desgracia de toparse con el único orco metrosexual).

A todo esto Yasir decide ir a ver como está Nike. La encuentra dormida sobre la cama, con la cara un poco hinchada. Entonces usa su habilidad para curarla y de paso mostrarle algunas imágenes de su olvidado pasado.

Lo primero que ve es a su madre acariciándole el pelo, la única persona de su familia que no la traicionó. Ella es el vivo retrato de Eme. Ve el momento en que la dan a luz y luego a su madre tomándola de su pequeña mano y llevándola por todos lados. Yasir la escucha hablar en sueños y llamarla: “Mamá”. Luego ve a su padre, un caballero, pero no llega a distinguir quién es, ni a qué orden pertenece. Ve como su padre es tomado prisionero por los bárbaros y hecho pedazos para luego ser arrojado al bosque, y ve llorar a su madre, y entiende perfectamente lo que ella está sintiendo en esos momentos. El bosque comienza a crecer a sus pies mientras ella llora. Luego ve a su madre en el bosque curando a la gente que se acerca a pedirle ayuda. Y la imagen cambia para situarla en Firehorn, y ve como Eme es desterrada, y como vuela en pedazos Madre Baenre, su abuela, y escucha a lo lejos una voz que le dice:

-Eres la última Baenre. Busca a tu madre- la voz es la de su tío Yasir.

3 comentarios:

Draften dijo...

Estoy ansioso por leer la historia. Q grosso ese Iskander, eh!

=D

Nos leemos

Sebastian dijo...

Naty es un placer leerte y todavia no puedo creer lo bien que llevas una historia que tan pateticamente dirijo.
Entre hoy y mañana te mando ilustraciones para que todo el mundo vea lo que veo cuando dirijo.
De nuevo, es un placer tener jugadores como ustedes y el domingo ardera Armellas

Helcawen dijo...

Gracias Seba! Igual juro que puedo escribir mejor que esto jajaja. Lo que pasa es que al tener poquito tiempo entre mesa y mesa no me puedo detener más en la redacción y en las descripciones tanto como me gustaría (y seguro quedaría exageradamente largo y solo lo leería yo XD). Además me gusta también narrar lo que hacen los jugadores y esto le quita un poco la onda "libro" que me gustaría que tuviera. Igual está quedando buena ^_^

No digas eso! Tu historia está re-buena y me encanta como dirigís.

El domingo se viene la etapa 3 de Nike! VENGANZA! XD